CLASES DE BABY DANCE

Los estudios apuntan a que las actividades culturales influyen positivamente en las vidas de nuestros pequeños. Si bien hablan de la influencia que tienen en su felicidad, es imprescindible conocer los beneficios que les aporta a nivel físico y emocional.

El arte fomenta la creatividad y potencia su imaginación. En nuestro sistema educativo, se incluyen desde los primeros años artes como el dibujo y la música. La danza, es un método natural de aprendizaje, una forma básica de expresión cultural. En la etapa de crecimiento son muchas las aportaciones que ofrece. Desarrolla la expresión corporal, el oído y la memoria.

En este sentido, el Baby Dance a nivel físico, trabaja la elasticidad, la musculatura y la resistencia. Les ayuda a adquirir una postura correcta, activa la circulación y desarrolla su coordinación motora corporal. Adquieren control corporal, coordinación, equilibrio, reflejos y control espacial. Una práctica regular, como pueden ser un par de clases por semana, les ayuda a tener buena salud cardiovascular y a evitar el sedentarismo. 

Es fácil ver pronto progresos en su psicomotricidad y concentración. El movimiento ofrece una salida estructurada a la liberación de energía tan necesaria en los niños.

Si hablamos a nivel emocional y social, los beneficios son igual de importantes. Una clase de Baby Dance es muy divertida pero además favorece el desarrollo de habilidades muy importantes.

ACADEMIA DE BABY DANCE

Enseña disciplina, física y mental, ayudando al desarrollo de la personalidad y mantiene la motivación para hacer frente a las dificultades y tener una vida sana.

Promueve la salud psicológica y la madurez emocional. Mediante el movimiento creativo, disfrutan expresando emociones y tomando conciencia de si mismos y de sus compañeros.

Conseguir pequeños logros y desarrollar habilidades les ayudará a fortalecer su autoestima y a adquirir confianza en sí mismos.

Dentro de una clase de baile se desarrollan amistades, se promueve la socialización de los más tímidos, se fortalece su confianza y se fomenta el trabajo en equipo, la cooperación y la interacción.

Aprenden a comunicarse con los demás a través del movimiento.

En DENA BILBAO llevamos desde 2003 enseñando la danza desde la cultura a niños y niñas desde los 2 años de edad. 

En nuestras clases de baile inculcamos valores de compañerismo y respeto desde la superación de uno mismo. Dejamos a un lado las competiciones, para que el alumnado evolucione como individuo, y también como parte de un grupo de una manera positiva. Para que disfrutar de la danza sea el único objetivo, a nivel profesional o simplemente como afición. 

En nuestra escuela de baile encuentras 50 grupos diferenciados por edades, con un amplio programa de horarios. 500 alumnos disfrutan en cada curso, muchos de ellos con una trayectoria mayor de 10 años en nuestro centro. Estos datos y un Premio a la Educación nos avalan, y hacen de esta escuela un lugar de confianza. 

Si quieres comprobarlo, pregunta a los expertos. Solicita una clase de prueba gratuita y, que sea tu peque quien de su opinión.

Reserva tu primera clase gratuita

Enseña disciplina, física y mental, ayudando al desarrollo de la personalidad y mantiene la motivación para hacer frente a las dificultades y tener una vida sana.

Promueve la salud psicológica y la madurez emocional. Mediante el movimiento creativo, disfrutan expresando emociones y tomando conciencia de si mismos y de sus compañeros.

Conseguir pequeños logros y desarrollar habilidades les ayudará a fortalecer su autoestima y a adquirir confianza en sí mismos.

Dentro de una clase de baile se desarrollan amistades, se promueve la socialización de los más tímidos, se fortalece su confianza y se fomenta el trabajo en equipo, la cooperación y la interacción.

Aprenden a comunicarse con los demás a través del movimiento.

En DENA BILBAO llevamos desde 2003 enseñando la danza desde la cultura a niños y niñas desde los 2 años de edad. 

En nuestras clases de baile inculcamos valores de compañerismo y respeto desde la superación de uno mismo. Dejamos a un lado las competiciones, para que el alumnado evolucione como individuo, y también como parte de un grupo de una manera positiva. Para que disfrutar de la danza sea el único objetivo, a nivel profesional o simplemente como afición. 

En nuestra escuela de baile encuentras 50 grupos diferenciados por edades, con un amplio programa de horarios. 500 alumnos disfrutan en cada curso, muchos de ellos con una trayectoria mayor de 10 años en nuestro centro. Estos datos y un Premio a la Educación nos avalan, y hacen de esta escuela un lugar de confianza. 

Si quieres comprobarlo, pregunta a los expertos. Solicita una clase de prueba gratuita y, que sea tu peque quien de su opinión.

Reserva tu primera clase gratuita

Contacta con Nosotros

    ¿Cómo contactamos contigo?